El “cambio” llegó a la justicia: presos políticos y jueces haciendo campaña

En La Pampa hay un preso político. ¿Antes como era? Sin aviso, en pijama y con violencia, trasladaron a Milagro de nuevo a prisión. La justicia y su rol protagónico en las elecciones.

El “cambio” que pregona el gobierno, incluye una modalidad que ya es más que evidente: la inclusión de la justicia en las cuestiones políticas. La encarcelación de un militante de la Pampa, la vuelta a prisión de Milagro Sala, los procesamientos de Cristina Kirchner y otros funcionarios en época electoral, son muestras evidentes de este comportamiento antidemocrático y que en sintonía los medios difunden todos los días con la intención de captar votos o amedrentar a la oposición.

En La Pampa

El juez federal de Santa Rosa, cediendo a presiones del Poder Ejecutivo Nacional, envió la Policía Federal al campo de la Universidad de La Pampa para detener a un docente acusado de arrojar huevos al auto que conducía al presidente de la Nación. Se desplegó un cinematográfico operativo de uniformados y patrullas como si se tratara de un delincuente de extrema peligrosidad imputado de cometer un delito gravísimo.

¿Antes como era?

En abril del año pasado la ex presidenta Cristina Kirchner recibió una andanada de huevazos y naranjazos cuando salía del Instituto Patria. En febrero de 2009 en Laguna Paiva, Santa Fe, un grupo de productores agropecuarios que participaban de los masivos cortes de ruta arrojaron huevos y estiércol al diputado nacional Agustín Rossi cuando se retiraba de un acto oficial. En mayo de 2007 la entonces ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, fue atacada con golpes de puño, harina y huevazos en Río Gallegos. En abril de 2003 militantes de Luis Barrionuevo recibieron con insultos y huevazos a la entonces senadora Cristina Kirchner en un acto político. En el año 2008, Rodolfo Terragno quien se desempeñaba como ministro de Obras Públicas del gobierno de Raúl Alfonsín, recibió una salva de huevazos en el Aula Magna de la UNLPam., por parte de manifestantes que rechazaban su proyecto de privatizar Aerolíneas Argentinas.  Son unos pocos pero significativos ejemplos rescatados entre muchos otros de la historia política reciente. Ninguno de ellos motivó una causa judicial ni, mucho menos, redadas de encarcelamientos.

Sin aviso, en pijama y con violencia, trasladaron a Milagro de nuevo a prisión

Un juez revocó la prisión domiciliaria de la dirigente, quien fue transportada al penal de Alto Comedero por efectivos encapuchados, armados y en un vehículo sin patente.  Así las fuerzas policiales se llevaron a la dirigente de la Tupac nuevamente al penal Alto Comedero, de donde salió el 31 de agosto, luego de una medida cautelar histórica firmada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En el piso de la casa arrojaron una resolución firmada por el juez que lleva la causa, Pablo Pullen Llermanos, donde constaba el motivo por el cual se realizaba este traslado. El escrito también daba cuenta de una serie de irregularidades donde se evidencia el marco ilegal en el que se llevó adelante el operativo, con graves falencias, entre ellas, la violación del derecho a legítima defensa.

“Este traslado hay que leerlo en dos claves”, expresa la abogada defensora Gómez Alcorta. “Es imposible analizarlo sin pensar en el procesamiento del viernes de Gils Carbó. Y sin pensar en el llamado que se hizo a Cristina a indagatoria por traición a la Patria en tiempos de paz. Este hecho demuestra la fuerte degradación del Poder Judicial que se convierte de este modo en un mero instrumento del poder político.”

La justicia y su rol protagónico en las elecciones

Las actuaciones judiciales de cara a las elecciones podrían inclinar el voto de los apetecibles indecisos. Por esto nuevamente la justicia argentina, se encuentra en el ojo de la tormenta.

Contra Cristina

La candidata a senadora de Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner, responsabiliza al Presidente Mauricio Macri de “someter a la democracia argentina a un estado de shock con el ánimo de intimidar a los votantes”, y es cierto que sobradas razones tiene para pensar esto, solo hay que observar la citación del juez Bonadío a declarar apenas  4 días después de las elecciones del 22 del corriente por la causa judicial en su contra, debido a la firma del Memorándum de entendimiento con la República de Irán en la causa AMIA. Pero, si bien la libertad de Cristina no corre riesgo, la nuestra sí, porque si la justicia permite que prosperen este tipo de procesos, los mismos tienen un solo objetivo: disciplinar las voces críticas al plan de gobierno. Para culminar este análisis dejo esta sospecha: creo que todos estamos bajo libertad condicional… A portarse bien señor lector.

Fuentes:

laarena.com.ar

tiempoar.com.ar

diagonales.com

Autor entrada: Airevision

Dejanos tu opinión