La justicia argentina: Rafecas desestima a Nisman y Bonadío pone presos opositores por esa causa

Intromisión en la justicia del gobierno. Carrió denuncia. La Cámara y el fiscal de Casación avalaron a Rafecas. Un juez que no controla el Gobierno. Bonadío tiene 9 denuncias en su contra. El Frente Renovador y el bloque Justicialista cómplices. Maniobra para destituir jueces. Quienes son los que piden la destitución.

Más allá de las promesas incumplidas y silenciadas por los grandes medios, hay una cuestión que pierde relevancia frente a los hechos cotidianos: la institucionalidad. Esta cuestión es de largo plazo y es más difícil de restiuír que la economía, pero que tiene un impacto sobre esta y sobre toda la acividad del país. Las tropelías realizada por Bonadío, un juez involucrado por los encubrimientos en la causa de AMIA, dictando prisiones preventivas por el Memorandum es un claro ejemplo del estado de descomposición del poder judicial en Argentina.

El juez que sostuvo que no hubo delito por parte de CFK en la firma del memorándum con Irán fue denunciado por Elisa Carrió y ahora avanza su juicio político, con dictamen acusatorio del radical Angel Rozas. La vía política de Macri para controlar la Justicia. Leer más Sobre La justicia argentina: Rafecas desestima a Nisman y Bonadío pone presos opositores por esa causa

Bonadío, hasta cuándo?

Piden su juicio político y destitución. Fué apartado de la causa AMIA en 2005. Apartado en 2010 de la causa paralela. Nisman lo había denunciado. Los 200 mil dólares de Perez Corradi para Sanz.

El legislador del FpV y consejero de la magistratura Rodolfo Tailhade solicitó ante el órgano judicial el juicio político y destitución del juez federal por delitos cometidos en la investigación del encubrimiento al atentado a la AMIA. Además, exigió que se investigue la denuncia de Ibar Pérez Corradi acerca de los 200 mil dólares que le habría dado a Ernesto Sanz cuando era consejero para atacar a un magistrado.

Bonadío apartado de la causa AMIA en 2005

Rodolfo Tailhade aseguró que Claudio Bonadio, a pesar de haber sido apartado de esa investigación en noviembre de 2005 entre otras razones por su amistad con el ex comisario Jorge “Fino” Palacios y una actuación plagada de irregularidades, mantuvo una causa “paralela” que tenía indudable conexidad con la formal, en la que produjo pruebas para favorecer a Palacios, uno de los acusados de encubrir el atentado.